Capítulo 3 Sobrevive al Apocalipsis – Sorteo de entradas para un Survival Zombie

Bueno seguimos nuestro concurso-relato-historia. Tercera parte. Si todavía no has participado en las dos anteriores, AQUI podrás encontrar toda la información y las dos entradas para dejar vuestra elección. Cuanto más participes más posibilidades de ganar estos dos packs de entradas para los siguientes Survival Zombie de WRG y un tercer premio de una camiseta de FanHammer. Suerte a todos.

survival zombie sorteo

Continuemos la historia….

El ruido desde dentro de la tienda ha desaparecido. Como conozco mi edificio, se que existe una entrada para las cargas y los pedidos en la parte trasera. Decido que debo ver que pasa allí pero que aquella opción es la mejor. Entro en mi portal y me acerco a la puerta. ME CAGO………..

Unas enormes manchas de sangre llenan el rellano de mi piso. Pareces, suelo e incluso el enorme espejo del rellano del edificio están llenos de sangre seca o algo similar. ¿Qué ha pasado allí?

De pronto lo que era mi casera, la señora Julia, sale de su portón y me mira con solamente medio rostro y una mirada perdida. Comienza a acercarse a mi emitiendo un sonido y arrastrando los pies en un paso lento.

“Señora Julia, señora Julia ¿esta usted bien?”

Entonces sin esperarlo, la puerta trasera de la tienda se abre y unas manos me atrapan por la espalda y me introducen al interior, oscuro, y más cuando la puerta se cierra tras de mi….

Ahora es el momento de elegir. Os toca lectores:

1. Lucho e intento escaparme de lo que me ha atrapado e intento salir por la misma puerta que he entrado.

2. Me alejo de lo que me ha atrapado e intento saber que pasa allí

3. Lucho con el ser que me ha cogido e intento golpearlo con lo que pueda y tenga a mano.

4. Me quedo quieto y espero acontecimientos.

Acerca de fanhammer

Check Also

Último día del Sorteo de Julio. Unéte y apóyanos

Último día para apoyarnos por nuestro trabajo y además llevarte uno de estos sorteos. Si …

3 comentarios

  1. Mientras me desgañito mi conciencia me mira con profunda desaprobación. ¿Qué pasa, es que vas a dejar que un hombre, el único que te dirige la palabra con excepción hecha del difunto abuelo Ben y Maxi, sea asaltado mientras tu miras? ¿Ya no tienes valor ni para socorrer a un inocente? Eso ha sido cruel y yo me refugio pensando en la policía, pero no se ve ninguno ni remotamente cerca y eso que estamos es el centro. ¿Qué te enseñó la familia, esto? Lo dudo Compórtate como debes ¡vamos! Por un momento no sé si lo que me habla es mi conciencia o mi sargento instructor, pero tiene efecto porque siento como me enervo, a fin de cuentas ¿no he pertenecido a las Fuerzas Especiales? Eso no pasa por casualidad. Vale, puedo entrar por mi rellano y colarme por la puerta de servicio de la tienda, si el agresor no me oye, y me entrenaron para eso, puedo sorprenderlo y capturarlo sin demasiadas complicaciones. O eso debería, pues para mi hace eones que deje de practicar esas cosas y aún más que me las enseñaron, pero es como montar en bicicleta, no se olvida ¿verdad? ¿verdad?
    Si lo pienso más me volveré a bloquear así que cojo las llaves y abro mi portal
    – Pero ¿¡¿Qué cojo*** ha pasado aquí?!?- Exclamó sin poder contenerme. Las paredes, el suelo hasta el techo está lleno de sangre. Salpicaduras arteriales de velocidad moderada, muestran las gotas, lo que infiere que no se han usado armas de fuego y no que hayan recogido los casquillos. Demasiada televisión, me reprendo a mi mismo en lo que aparece mi portera, la señora Trinidad, con la mitad de la cara destrozada y la otra mitad… ¡la falta la otra mitad de la cara!
    Apenas soy capaz de balbucear su nombre -¿Señora Trinidad?- recuerdo, más por la costumbre, que no la gusta que la llamen señora, la envejece, según dice. -Julia ¿Estás bien?- Que tontería ¿Cómo va a estar bien? ¡Le falta el lado derecho de la cara desde el pómulo hasta la oreja!
    En la guerra he visto orgías de sangre y vísceras, pero nunca nada semejante a este festival gore digno de una película de serie B, sobre todo porque nadie con esas heridas permanece en pie caminando hacia mi, con un agujero en el vientre del tamaño de un balón de playa por el que se le escapan los intestinos que va desparramando sobre el suelo. Y el pecho ¡Tiene todo el pecho…!
    Alguien me agarra por detrás y, será por el repentino movimiento o por la espeluznante escena, me entran unas ganas de vomitar terribles. Con un esfuerzo de voluntad, uno que hacía tiempo que no hacía, me trago las arcadas y conecto un codazo a la nariz de mi captor consiguiendo zafarme de su presa.
    ‘Me alejo de lo que me ha atrapado e intento saber que pasa allí’
    Estoy dentro del colmado de Juan completamente a obscuras, pero si cree el que eso es una desventaja lo lleva claro, esta es como mi segunda casa, ni siquiera tengo que sacar la linterna para saber donde estoy, me encuentro en la sección de conservas, a cinco pasos de la salida y a diez del mostrador. Como si mis años de experiencia estuviesen esperando un esfuerzo como este a modo de señal de activación, reacciono. Sacó mi cuchillo y me pegó a la pared. Sé que Juan esconde una escopeta de caza aunque no haya participado en una batida en su vida, sin embargo, por alguna que otra vez que le he visto limpiarla cuando se suponía que ya estaba cerrado y yo terminaba de comprar mis “provisiones” nocturnas, tengo claro que sabía lo que hacía y, por ende, está en condiciones de uso. Si el tipo que está aquí, o una cosa como en la que se ha transformado Julia, el pensamiento cruza mi mente como un flash y lo desecho con la misma rapidez. Si el tipo, me insisto, no la ha visto puedo darle una sorpresa desagradable.

    PD:
    Parte 1 > ‘Ir a visitar a mis padres’
    Parte 2 > ’Intento establecer contacto con el interior hablando con lo que sea’
    Parte 3 > ‘Me alejo de lo que me ha atrapado e intento saber que pasa allí’

  2. Afortunadamente la criatura que me agarra actua de una forma torpe, en el momento de atraparme tropieza y cae al suelo liberándome al instante, inst5intivamente me alejo unos metros y contemplo la escena con autentico terror, no me estraña que la criatura tropezase, !estaba intentando apollarse con un pié seccionado, apoyando el muñon¡, miro a mi alrededor mientras siento como la adrenalina flulle por mis venas a borbotones haciéndo que todo suceda como a camará lenta, tengo que salir de aquí pero primero, tengo que encontrar algo con lo que defenderme de esas cosas.

  3. La 3!!!! Lo golpeó hasta liberarme y ver q coño me ha agarrado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.