NOVEDADES

Conociendo el Trasfondo de los salvajes Darkoath de Warhammer Age of Sigmar

Los Darkoath llegarán con su caja Army Set el próximo sábado a vuestras manos aquellos que hayaís pedido la gran caja de esta subfacción de los Esclavos de la Oscuridad.

Pero quizás muchos no sabéis si os gustan o no estáis seguros de añadirlos a vuestro ejército de Age of Sigmar. Quizás conociendo su trasfondo más básico os pueda ayudar a decidiros.

Según lo cuentan los predicadores azyritas, las multitudes bárbaras conocidas como Juramento Oscuro son monstruos sin alma que viven sólo para matar, pero la verdad es que estos guerreros vinculados al honor viven según un credo que les ayudó a capear los tiempos más brutales imaginables: la Era de Caos

Dado su comportamiento despiadado, apariencia salvaje y costumbre de invocar deidades malévolas en busca de favores en la batalla, se te perdonaría pensar que los Darkoath son servidores dedicados de los Dioses del Caos.

Sin embargo, muchas tribus no saben nada de la naturaleza más amplia del Caos, y en cambio suplican aspectos de los Poderes Ruinosos como espíritus guardianes. Una tribu puede pedirle al Cuervo Sangriento o a Saal-Tesh del Pozo que escuchen sus juramentos y, a diferencia de muchos otros guerreros mortales, no rinden homenaje a ninguna deidad en particular; de hecho, los Juramento Oscuro desprecian a aquellos atados a un solo dios, despreciando por su sumisa devoción.

A pesar de la forma desapasionada y transaccional en que los Darkoath interactúan con sus patrones, los Dioses del Caos están encantados de recompensarlos por sus sacrificios y ofrendas. Los guerreros se llenan de poder mientras gritan juramentos a los cielos, y la matanza que cometen agrada a sus deidades de todos modos.

No todos los dioses se han ganado el mismo respeto a los ojos de Darkoath. Aquellos que predican ideales engañosos de orden y justicia se ganan un desprecio especial. Esta antipatía se convierte en un odio hirviente hacia el peor de todos ellos: Sigmar, el Dios Cobarde, que se considera el salvador de los reinos, pero abandonó a su rebaño en la Era del Caos. 

Aunque las puertas de Azyr ahora están abiertas y las Cruzadas Dawnbringer se lanzan para reclamar el dominio de Sigmar, Darkoath solo se burla de los Sigmaritas y su campaña moralista. A diferencia de Sigmar, sus propios dioses nunca los han abandonado, y aunque sus caprichos pueden ser caprichosos y sus castigos crueles, no se puede negar el poder que otorgan a quienes demuestran su valía.

La necesidad de autosuficiencia en un mundo consumido por el Caos convirtió a los Darkoath en un pueblo duro y despiadado, pero están lejos de ser unos locos sin sentido. Sus lazos de parentesco están forjados con sangre y hierro y, sin embargo, su forma de vida ha preservado a innumerables tribus a lo largo de épocas plagadas de ruina y locura.

De hecho, los lazos familiares que unen a cada tribu son una fuente de alimento para sus asquerosos patrones, quienes no aman más que ver a un devoto compañero o miembro de la familia masacrado ritualmente en tiempos de gran necesidad. Reservan las mayores bendiciones para los sacrificios más duros, un coste que las tribus conocen bien, ya que el poder deformado de un Wilderfiend sólo puede ser llamado al campo de batalla con el asesinato ritual de sus parientes más queridos. 

Este ciclo constante de dificultades, sacrificios y combates ha convertido a las tribus Darkoath en algunos de los guerreros humanos más peligrosos de los Reinos Mortales, y su resistencia significa que se les puede encontrar prosperando en todos los rincones del mundo conocido. Su dedicación a las antiguas costumbres que preservaron a sus tribus durante la Era del Caos les da un deseo ardiente de ver el llamado mundo civilizado reducido a escombros, lo que los convierte en soldados de infantería ideales para las legiones de Archaon. 

Una gran tragedia de Darkoath es que, a pesar de su independencia, la mayoría está unida a la voluntad de los Elegidos. Las tribus que no se arrodillan suelen ser atacadas por rivales, que buscan ganarse el favor de Archaon, mientras que muchas otras se contentan con jurar lealtad a los Ocho Puntos, especialmente cuando eso significa vengarse de Sigmar y sus seguidores. Además, la marcha de los ejércitos de los Elegidos siempre brinda amplias oportunidades para capturar sacrificios y hacer juramentos cada vez mayores.

Acerca de fanhammer

Check Also

La rueda de los Rumores de Games Workshop esta semana lleva fuego purificador

Hoy es simple saber que vemos en la Rueda de los Rumores de Games Workshop …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *