NOVEDADES

Legiones de la Herejia de Horus – Avance y trasfondo de Cicatrices Blancas

la Quinta Legión entró en acción por primera vez durante las Guerras de Unificación. Mientras las otras legiones avanzaban torpemente por Terra, estos guerreros de la carretera usaban su aptitud para la caza para sacar a los señores de la guerra atrincherados de sus búnkeres. Incluso cuando comenzó la Gran Cruzada, se dividieron en innumerables Compañías Pioneras, compitiendo por llegar más lejos, descubrir mundos exóticos, conocer gente inusual y.. luego matarlos.

A lo largo de la Gran Cruzada, los Cicatrices Blancas eran como espíritus libres que iban totalmente a la suya: con frecuencia ignoraban las órdenes de cualquiera por debajo del Emperador, seguros de que sabían más que nadie. Su amor por la velocidad solo fue igualado por su inquebrantable confianza en sí mismos, y las 720 tácticas de la Legión llegaron a definir su actitud para el combate. Si bien continuaron empleando las sofocantes servoarmaduras de Exterminador y moribundos Dreadnoughts, lo hicieron con un sentido de obligación y un ojo puesto en la carretera.

El blanco pulcro de sus armaduras es sin duda un indicio de que llega un gran contrincante en el campo de batalla.

Reglas
El amor de los White Scars por el viento que azota sus moños y coletas está consagrado en la nueva edición con un conjunto de reglas de alta velocidad. ¿Quieres oir el encantador ronroneo de un potente motor? Selecciona Hermandad chogoriana como Rito de guerra para desplegar todo un ejército basado en la velocidad, cada motociclista compitiendo para alcanzar el aire más dulce.

Como toda buena Legión, los Cicatrices Blancas llevan su rasgo definitorio al máximo: por supuesto, puedes desplegar infantería… pero ¿por qué lo harías? Un Warlord Born to the Saddle puede potenciar sus habilidades de conducción hasta el punto de que sus tropas estarán haciendo giros y giros de rueda radiales incluso en el terreno más accidentado, y haciendo movimientos de reacción sorpresa con una sincronicidad mortal.

EL PRIMARCA

Jaghatai se estableció rápidamente en las grandes llanuras de Chogoris como un simple bebé y se estableció rápidamente como un guerrero sin igual, gobernado por nadie. En cuestión de décadas, había conquistado las tribus nómadas del planeta, derrocado a sus autoritarios gobernantes y coronado a sí mismo Khan de Khanes, un maestro de la cultura refinada y las tácticas relámpago por igual. Como dijimos, es genial.

Pronto la Gran Cruzada llegó a Chogoris, y el hombre que había derrocado un imperio se encontró arrodillándose ante otro. Cualesquiera que fueran sus sentimientos sobre el Emperador, el Khan se hizo muy amigo de Horus Lupercal, con quien había trabajado estrechamente con la V Legión y, sinceramente, estaba contento de volver a la silla de montar y esta vez viajar por toda la galaxia. Pero resulta que ser Khan de Khanes en su nueva situación implica mucho papeleo.

Muchos en el Imperio consideraban que Jaghatai y sus guerreros eran meros bárbaros; a su vez, el Gran Khan consideraba que la mayoría en el Imperio eran unos patanes ignorantes. Estratega astuto, un maestro espadachín y sabio juez sobre el carácter de la gente, Jaghatai valoraba la honestidad sobre el rígido protocolo y las acciones sobre las palabras; no es de extrañar que se ganase la simpatía de Fulgrim. Dentro de su Legión, fomentó una cultura de gran iniciativa y disciplina personal, además, y realmente debem enfatizarse esto, es un moterolas 24 horas del día terrano.

LA HEREJIA DE HORUS

La Herejía de Horus prendió fuego a la galaxia, pero los Cicatrices Blancas, por lo general siempre los primeros en cualquier pelea, casi se pierden la fiesta. Estaban ocupados en campañas mucho más allá de las fronteras del Imperio, el Khan se encontró frente a un aluvión de noticias falsas. Incluso cuando los Lobos Espaciales exigieron su ayuda, Jaghatai decidió verificar los hechos antes de elegir un bando. ¡La mejor de las suertes, Leman!

La efectividad despiadada del Khan (después de todo, tenía por costumbre cortar las cabezas de sus enemigos y colgarlas a la vista fuera de su pabellón en Chogoris) lo había convertido en un atractivo recurso para la causa delos Traidores. Desafortunadamente para Horus, no fue así. Jaghatai buscó respuestas en Prospero, hogar de los Mil Hijos, donde aprendió la verdad de un espectro de Magnus el rojo.

Incluso cuando los miembros de su propia legión se declararon a favor de Horus, atraídos por pactos y lealtades secretas -y la influencia de las logias de guerreros-, el Khan no se inmutó: se batió en duelo con Mortarion, su hermano más… maloliente, para dejar clara su lealtad.

Los Cicatrices Blancas pasaron la mayor parte de la Herejía comprometidos en una despiadada campaña de ataques y retiradas contra las líneas Traidoras. Eventualmente, el Gran Khan atravesó la propia Telaraña, un acto sin precedentes para un ser humano, para discutir la estrategia con sus hermanos en Terra. Los exasperó a todos con su deseo de un enfoque más proactivo*, pero dejó que Dorn, Russ y el resto se salieran con la suya, al menos por un tiempo.

Rogal Dorn cedió durante el Asedio de Terra y dejó que Jaghatai hiciera lo que mejor sabía hacer: liderar cientos de motos a reacción en un asalto brutal contra los bombarderos terrestres del Guardia de la muerte.

Acerca de fanhammer

Check Also

Segunda parte de las filtraciones del codex de los Marines Espaciales de Caos

Ayer os dimos una primera dosis AQUI de un buen número de hojas filtradas del …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.